lunes, 12 de enero de 2009


Un largo camino de horror. Por el Rev. Martín N. Añorga
(Publicado en DIARIO DE LAS AMERICAS)


Pasó el cincuentenario con penas y sin glorias. Fue intrigante la ausencia del tirano Castro de quien decían gobernantes adulones como Lula de Silva y Hugo Chávez que está “rebosante de salud”. El tirano menor, Raúl Castro, mencionó a su hermano como si se tratara de una sombra del pasado. Hubo en Santiago de Cuba, sede de una pálida celebración, pocos millares de aplaudidores obligados o confundidos. Al concluir el discurso central pronunciado por el neo “presidente” designado la gente se dispersó con la sombra de la resignación oscureciendo los caminos. No se apuntaron soluciones ni se apuntalaron esperanzas. El mensaje fue el mismo: ¡a ajustarse los cintos, que nos vienen horas difíciles!.
No nos proponemos comentar el contenido total del insidioso discurso de Raúl Castro, en el que le echó la culpa a los Estados Unidos de todos los males que ha engendrado la misma revolución que quiso exaltar; pero sí vamos a rebatir algunas falsas expresiones que lanzó a los aires de manera irresponsable y altanera.
“¡Jamás regresará el dolor al corazón de las madres ni la vergüenza al alma de cada cubano honesto!”, dijo desde su protegida tribuna el tirano inmisericorde, autor de los paredones, sádico criminal y alcoholizado martirizante del pueblo cubano.
¿No son madres cubanas, -nos preguntamos-, las que han tenido que llorar el asesinato de sus hijos en los paredones de fusilamiento?
¿No son madres cubanas las que sufren en carne propia el encarcelamiento miserable de sus seres amados?
¿No son madres cubanas las que han perdido a sus hijos en las turbias aguas del Golfo?
Las madres cubanas tienen el dolor instalado en sus corazones, pese a lo que diga el vetusto e inmoral dictador. Nosotros, que hemos vivido los traumas del exilio jamás olvidaremos el quebranto de las familias separadas. ¿Cuándo, en la Cuba republicana, hubo el destierro de millones de seres humanos? Díganos el déspota cuándo hubo en Cuba madres que se rasgaron el alma enviando a sus pequeños hijos al exilio para librarlos de las fauces devoradoras de una infame revolución.
A lo largo de estos cincuenta años de funesta tiranía revolucionaria se ha enlutado el corazón de millones de madres. Yo he conocido a muchas de ellas. Recuerdo a una madre anciana, prácticamente enloquecida que iba por los cuarteles rogando que le dijeran donde estaba sepultado su hijo asesinado por la soldadesca que manejaba los fusiles sin asomo de remordimiento en uno de los sangrientos paredones instalados por la revolución. Un día alguien le dijo que no buscara más, pues su hijo había caído en una fosa común en la que sus restos mortales se mezclaron con siete u ocho hombres jóvenes que compartieron su mismo trágico destino. No recuerdo exactamente el nombre de la madre del destrozado corazón. Solo recuerdo que oí decir que se lanzó ante un camión en marcha y su cadáver se esparció en pedazos por un tétrico tramo de ensangrentado camino. ¿Cómo puede vociferar el encallecido tirano que en la Cuba inventada por Castro no hay “madres con dolor en el corazón”?
Hoy día, y de eso dan fe fotos y películas tomadas secretamente, hay centenares de madres que van a hospitales desprovistos de higiene, sin recursos ni personal apropiado para llevar a sus hijitos enfermos. ¿Son diferentes esas madres a las que en medio de una supuesta revolución socialista, tienen dólares suficientes para llevar a sus hijos a hospitales modernos, equipados y profesionalmente atendidos? ¿Sabe el tirano engreído lo que sufre el corazón de una madre cubana de estos tiempos por carecer de medicamentos para su hijo enfermo o de alimentos para saciar el hambre de su hijo carente de recursos para disponer de los artículos de una llamada “tienda diplomática” o de lo que puede adquirirse a precios inalcanzables en la bolsa negra?
Que diga el tirano que “jamás regresará el dolor al corazón de las madres” es una bofetada al rostro de las mujeres cuyos hijos tienen que prostituirse para sobrevivir. En los medios cibernéticos y en las producciones cinematográficas clandestinas que salen de Cuba hemos visto con el aliento entrecortado por la rebeldía como miserables turistas trafican con la inocencia de las niñas cubanas protegidos por la vigilancia que debiera estar dedicada a castigarlos no a ampararlos. A solas, en mis reflexiones religiosas personales, me preguntó hasta dónde llega la indignación dolorosa de una madre que sabe que su hija adolescente alquila su cuerpo por unas cuantas monedas o por un ridículo regalo de extranjeros explotadores y corrompidos. Y todo ello en medio de una revolución que según sus autores ha suprimido “la ignominia, el abuso y las injusticias” de la empobrecida tierra cubana.
Es un farsante cobarde y cínico depravado el opresor gobernante de la Isla en cadenas cuando escoge como ejemplo de redención a la madre cubana. El dolor, el sufrimiento afilado y las lágrimas quemantes son los ingredientes que cada día nutren de martirio el corazón de las madres cubanas. ¡Cómo usarlas de bandera los mismos que las cubren de luto!
Algo que se menciona poco es el hecho del encarcelamiento sufrido por millares de mujeres cubanas honestas, responsables amas de casa y profesionales prestigiosas. Nunca en la historia de Cuba fueron enviadas a prisión mujeres decentes y honradas con la arbitrariedad abusiva con que lo ha hecho la llamada revolución cubana. El viciado título de contra revolucionarias fue el argumento para separar a madres de sus hijos. El presidio político que han padecido las mujeres en Cuba es algo insólito, no visto ni siquiera en los peores tiempos del hitlerismo alemán. Que a estas alturas se aparezca el tirano sucesor a hablar de que la revolución ha impedido que las madres sufran o lloren es una burla cínica que han tenido que soportar los cubanos avasallados por el régimen.
Gritó desaforado Raúl Castro desde su trinchera convertida en tribuna, en el parque Céspedes de la penumbrosa ciudad de Santiago de Cuba, que “nunca más volverán la ignominia, el abuso y las injusticias a nuestra tierra”; pero ¿qué es en realidad el régimen imperante en la otrora feliz y risueña Isla de Cuba, sino la ignominia, el abuso y la injusticia?
La ignominia son las cárceles, centenares de ellas esparcidas por cada pedazo de geografía, cárceles por las que han pasado millares de seres humanos injustamente apresados, víctimas de absurdas condenas de más de veinte años. En Cuba se han desperdiciado con miserable saña las vidas de hombres talentosos y valerosos, a los que se les han robado los mejores años de su existencia. ¿No es eso una infamia, una afrenta, un oprobio? Se trata de un subproducto de la revolución que los llamados revolucionarios ignoran por miedo, por apego egoísta a sus beneficios o por la inconcebible crueldad de la que se han hecho cómplices.
La amenaza del déspota sucesor de que la revolución cubana se extenderá por 50 años más es delirante. La revolución de que habla es un cadáver insepulto. Lo que de veras le espera a Cuba es una eternidad de libertad cuando la muerte decapite a los tiranos que hasta hoy la oprimen.


Diario Las Americas Publicado el 01-10-2009
***

No hay comentarios:

Seguidores

SIN LA LUZ DE LA LIBERTAD ES IMPOSIBLE DIVISAR EL CAMINO QUE CONDUCE A LA PAZ.......... Ada M

SIN LA LUZ DE LA LIBERTAD ES IMPOSIBLE DIVISAR EL CAMINO QUE CONDUCE A LA PAZ.......... Ada M
Espacio dedicado a Cuba, porque mi patria es lágrimas y poesías

Arte




DE JOSE ANGEL BUESA



Arte poéticaAma tu verso, y ama sabiamente tu vida,

la estrofa que más vive, siempre es la mas vivida.

Un mal verso supera la más perfecta prosa,

aunque en prosa y en verso digas la misma cosa.

Así como el exceso de virtud hace el vicio,

el exceso de arte llega a ser artificio.

Escribe de tal modo que te entienda la gente,

igual si es ignorante que si es indiferente.

Cumple la ley suprema de desdeñarlas todas,

sobre el cuerpo desnudo no envejecen las modas.

Y sobre todo, en arte y vida, sé diverso,

pues sólo así tu mente revivirá en tu verso.

Free Image Hosting by FreeImageHosting.net Sólo tengo un sentimiento, una palabra que me impide tomar otro camino que no sea aquel que yo domino, el camino que no acepta devolver mis pasos. Caminaré sobre las rosas con espinas aúnque lleguen tormentas en la noche, y aúque queden las espinas y a las alturas los pétalos se eleven con el viento, no importa que se esfumen los pétalos de rosas si llevan el perfume de mis versos con un pedazo de mi corazón

Los hombres de la Patria nunca mueren aun en medio de la muerte su victoria prevalece----Ada Mirtha

Los hombres de la Patria nunca mueren aun en medio de la muerte su victoria prevalece----Ada Mirtha
"CUBA ENTRE REJAS" Honor y Libertad a los Presos políticos Cubanos
Loading...

La Libertad

No permitas que se apague nunca la llama de Libertad en tu pensamiento, el Amor y la perseverancia literalmente abrazadas a la misma , nos hace fuertes para continuar luchando por el ideal del libre pensamiento.

No importa cuál sea tu ideal, siempre que lo emprendas en un camino recto, limpio, donde no tropieces con aquello que no nos dignifica, la injusticia.


COMO ES POSIBLE SENTIR INDIFERENCIA?


Si te cansas a veces de decir las verdades,

Si te cansas amigo de abrazar la justicia,
si el silencio te asalta y el olvido te asecha, vuele tu pecho al viento cómo blanca paloma, saca de allí el olvido y en su lugar repose el limpio sentimiento que a todos nos exalta, entonces sentiras nuevamente el amor, ese amor a la tierra que baña nuestro sol y quema nuestra piel

No temas que ante Dios se hace justo el amor a la Patria.
Se mezcla la esperanza, ternura e impotencia por no poder dar todo hasta la vida misma.

Sublimes sentimientos y el sabor dulce en la boca del deber y el llamado a nuestra tierra amada.

Por aquella mi Patria, la tuya y la de todos los Cubanos que en nuestros pensamientos vivimos apresados con todos los hermanos detrás de aquellas rejas hostiles y despiadadas,
por ellos
y con ellos sufrimos compartiendo su mesa, servida con las copas de traición y veneno.
Ada Mirtha Mendoza






http://cubaentrerejas.blogspot.com/
















Etiquetas

Ada Mirtha Mendoza

Ada Mirtha Mendoza
Poetisa y periodista Cubana

Datos personales

Mi foto
Amo a Dios sobre todas las cosas, detecto la injusticia, me preocupan los presos,aborresco el abuso de niños el maltrato de animales, amo con toda el alma la libertad,

translate


Subscribe to my feed

XML
Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Subscribe with Bloglines
Subscribe in NewsGator Online

Add to My AOL
MultiRSS
R|Mail
Add to Technorati Favorites!
Add this site to your Protopage
Subscribe in myEarthlink